jueves, 20 de octubre de 2011

EL DÍA DEL APALEAMIENTO PRIME TIME

Hoy es un día histórico. Cuando me levanté de la siesta poco podía imaginar que hoy sería uno de los días más importantes de la historia de ESPAÑA y, en menor medida, del mundo.
Sí amigos que no leéis periódicos ni tenéis electricidad, hoy han tenido lugar dos acontecimientos de una magnitud terrible, atronadora, que resonarán por eones en el subconsciente colectivo.
Uno se pregunta en que clase de juego de dados estamos metidos para que pasen dos cosas así con escasas horas de diferencia.
Muamar el Gadaffi, el Hermano Líder y Guía de la Revolución Libia ha sido asesinado.
La organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional Euskadi Ta Askatasuna anuncia el cese definitivo de la actividad armada.

Si ahora mismo un arroyo de lágrimas no recorre vuestras mejillas es que no merecéis vivir en el mismo mundo que yo.

Empecemos por Muamar y el reiterado esfuerzo del ser humano por destruir lo bello. Gadaffi era lo que suele llamarse un hombre hecho a si mismo. Un jodido beduino que acabó presidiendo su país a base de COJONES. Hablamos de un hombre que ha abrazado todas las ideologías posibles durante los últimos 60 años. Ha pasado del panarabismo antioccidental, al anticomunismo, a ser colegui de la URSS, al panislamismo, a patrocinar a cualquier terrorista que quisiera atentar en occidente y, finalmente, al panafricanismo y a ser nuestro amigo extravagante.




La megalomanía y sublime calidad estética de este hombre han marcado a fuego la segunda mitad del siglo XX, nos guste o no. Sus camisas y proclamas confusas han sido adoptadas por miles de radicales de izquierda en los 70s y 80s, su figura autoritaria pero amable y extravagante ha inspirado a indecibles dictadorzuelos reales y ficticios y su brusco viraje de patrocinar el terrorismo internacional a torturar islamistas ha sido todo un ejemplo de savoir faire y de como conservar la cabeza sobre los hombros un tiempo más.
Por esas y por otras muchas razones condenamos enérgicamente la persecución airada y lisérgica de un tumulto de jóvenes en chandal a este hombre.
La muerte dolorosa de un hombre sin sus gafas.

Que decir sobre ETA que no se haya dicho ya. Quizás, que no se puede entender la historia reciente de ESPAÑA sin ellos. De grupo de liberación nacional de inspiración casi-maoista formado en un seminario por progres con gafas grandes y jerseys de cuello vuelto, a grupo terrorista cool a lo Baader Meinhof con patrocinio de, sorpresa ¡Gadaffi! a ejército nacionalista de paletos con mullet y pantalones de montaña que matan camellos y concejales. ETA está fuertemente enraizado en la cultura popular española, desde el clásico ETA mátalos hasta los chistes de Irene Villa pasando por la fuga de Sarri o el vuelo de Carrero Blanco. Tanto ETA como sus diversas encarnaciones (Comandos Autónomos Anticapitalistas, ETA militar, ETA poli-mili...) y sus antagonistas (GAL, Guerrilleros de Cristo Rey...) han matado, hecho volar cosas por los aires, disparado a sangre fría, secuestrado, extorsionado, hecho planes para atentados surrealistas durante más tiempo del que podemos, o queremos, recordar. Tras perder el apoyo directo de buena parte de la izquierda abertzale, el patrocinio e inmunidad del PNV y el respeto de la izquierda europea ETA llevaba mucho tiempo dando tumbos.
Y ahora parece que, al fin, los chicos de la pólvora se han rendido.





Quizás estas sean buenas noticias, no lo se, aunque lo más probable que la situación vasca no se resuelva tan fácilmente y que en Libia acceda al poder alguien peor que Gadaffi. Decía algún célebre tuitero cuyo nombre no recuerdo "Nos quitan el tabaco, los toros y la ETA; nos quitan la cultura!", no le faltaba razón.
Con estos acontecimientos no solo han muerto Muamar y el terrorismo armado nacional, se ha muerto un poquito de nuestra cultura. Dos grandes monolitos de la cultura pop han caído, una etapa se ha cerrado ¿Quién vendrá ahora a ocupar su lugar?



ÚLTIMA HORA

Ha llegado a nosotros información fidedigna de la intervención de la mano negra de Rubalcaba en estos sucesos. El hombre cuyos zapatos han pisado la cabeza de Gadafi para luego redactar y firmar el humillante texto euskaldun. Un hombre que lleva sobre sí el peso de todas vuestras desgracias con ese aspecto cansado, amable y resignado, pero es capaz de arreglar el mundo en una jornada. Solo Rubalcaba sabe lo que nos depara el futuro.




El veinte de noviembre se acerca, y los que no pongan la marca en su puerta, que se preparen para ser golpeados y humillados por ESPAÑA.

1 comentario:

Helena Exquis dijo...

Alfredo, deberías probarlo.